Me engañó




La sangre me brotó en cada una de las barbaridades que le decía. No podía creer que me mintiera de aquel modo y durante tanto tiempo. Era imposible, imposible que algo así ocurriera. Cuando descubrí su engaño ya la había perdido, solo que yo no lo supe hasta varios meses después. Por eso permanecimos juntos hasta principios de verano.

Durante aquellos meses no fui capaz de descubrir qué misterio me seguía atando a ella ni cual era la naturaleza de su sentimiento para quedarse a mi lado, pero sí sabía qué perseguíamos cada uno: yo huía de la soledad y ella buscaba relajar su conciencia. Conciencia que yo agredía con mis silencios y mis ademanes. Soledad que ella hinchaba con su verdad y su mentira. No había nada que perder porque ya no era mía ni yo suyo, aunque no me lo reconociera.

Algo de lo que sucediera al principio de nuestro final sucedió de nuevo, de la misma forma, y con la misma tercera persona. Pero nosotros ya no éramos nosotros y no dolió con la misma intensidad. Lo descubrí, como todas las anteriores veces, a través de su teléfono móvil y una simple entrada en su e-mail. Sí, hablé con la tercera persona para concluir mis sospechas y ser capaz de superar el miedo a perderla. Pero ya la había perdido hacía mucho, aunque aún no lo sabía. Por eso no sentí el mismo miedo cuando discutimos en mi casa e hicimos el amor por última vez. Y por eso aquello no fue otra cosa que puro sexo.

Antes que todo acabara y se marchara para siempre yo cambié, y me fue inevitable. Lo temí, lo temí desde muy joven, desde que mis padres jodieran la vida de mis hermanos y la mía por su egoísmo y estupidez. Lo temí porque siempre he sabido que las pasiones no tienen porqué conducir a la destrucción y que la piedad es un sentimiento que entristece pero limpia por dentro. Y me fue inevitable. Convencido como he estado de ser un hombre fiel, de cuidar de mi pareja, de cuidar de nosotros, cambié.

Ahora soy capaz de amar más, pero también amar peor. Y todo porque creo conocer a todas las mujeres. No puedo decir que sea una decisión porque no lo ha sido, es una tendencia ascendente que arrastra con todos tus recuerdos, los buenos y los malos, y te conduce hacia cualquier lugar. En mi caso ese lugar es completamente gris y en él las mujeres son seres que engañan para conseguir sus propios beneficios. En ese lugar donde he acabado por caer lo femenino es un lobo con piel de cordero y los hombres unos cazadores cazados.

Tanto que luché por no engañar pensaba que no me engañaría. Y sin embargo ahora... ahora siento que no tengo fuerzas para valerme por mí mismo y necesito mi propia excusa.

No lo concibo, no me entra en la cabeza que aquella tercera persona, su mejor amiga, me dijera que ella deseaba hacer cosas sin mí, sin mi supervisión, sin mi dependencia, y yo, aún teniéndola a mi lado, y habiéndola perdido, no le perdonaré jamás que en su vida haya otras cosas que no sea yo.

Nunca.


***


Adolfo Gross
Posted on 7:14 by Vagamundos and filed under | 4 Comments »

4 comentarios:

Loly dijo... @ 14 de julio de 2009, 11:58

El delito de los que nos engañan no está en el engaño, sino en que ya no nos dejan soñar que no nos engañarán nunca.

Julio Obeso González dijo... @ 14 de julio de 2009, 13:28

Adolfo: Bienvenido. Esta "historia" con bastante de los elementos que configuran el perfil del maltratador, culmina como las buenas historias, en un punto alto, certero. El egocentrismo como hilo conductor. Valió la pena esperarte. Un abrazo.
Julio

Dama Silente dijo... @ 14 de julio de 2009, 21:07

Excelente entrada... me estremecí....

Vagamundos dijo... @ 15 de julio de 2009, 2:00

Muchisimas gracias a todos.

Con esta entrada me presento amigos. Mi nombre es Adolfo Gross y me es un placer estar aquí y participar de esta iniciativa.

Gracias a Julio por estos días de contacto y su interes grato y sincero y su afectuosa bienvenida ;)

Y enhorabuena a tod@s por este lugar.

***

Es una especie de robo, Loly. Es inevitable sentir que te han quitado algo importante.

Ésa era mi intención Julio, el ego detrás de las causas de este personaje que habla en primera persona. En primera persona por humanizarlo, algo que creo es fundamental. Y ego porque es la conciencia que niega todas las conciencias salvo la propia. Me alegra que te haya gustado.

Muchas gracias Dama. Espero no bajar el nivel :)

Un abrazo.

Publicar un comentario