Y los niños un día...



Soñando
me encontré con un mundo frágil
sencillo
etéreo
y tan tremendamente verdadero...
Y era el mundo de los niños.


“Llorad con los que lloran”...

 
Caminando
por los senderos secos del mundo
sin Dios
llenos de ira
egoísmo
y vanagloria
me topé con las guerras.
Y era el mundo de los grandes.

“Llorad con los que lloran”...


Y los niños un día
en manos de los “grandes”
que ostentan razones
y no saben nada.
Tristes niños
pagando por culpas  que no son suyas;
senderos secos del hombre vano...


Y nosotros...

 “Llorad con los que lloran”...

(Romanos 12:15 )

 

 

 © Maritza Álvarez V.

Posted on 17:24 by Maritza and filed under | 3 Comments »

3 comentarios:

Antonia dijo... @ 6 de agosto de 2014, 10:21

Precioso poema. El mensaje es imperecedero, por desgracia. ¡Cuanto pagan los inocentes de las barbaridades que cometen los hombres! La poesía nos alivia en cierto modo, es una forma de protesta.
Un abrazo.

Marina Fligueira dijo... @ 20 de febrero de 2015, 3:22

Triste realidad Martiza: Siempre paga el más inocente el error del culpable.
Gracias por esta forma de indignación que está consumiendo a muchos que no comprendemos la barbarie del hombre.

Ha sido un placer pasar por tu casa y leer tu poema qué, aunque triste es hermoso.
Un abrazo y mil bendiciones.

Marina Fligueira dijo... @ 20 de febrero de 2015, 3:22

Triste realidad Martiza: Siempre paga el más inocente el error del culpable.
Gracias por esta forma de indignación que está consumiendo a muchos que no comprendemos la barbarie del hombre.

Ha sido un placer pasar por tu casa y leer tu poema qué, aunque triste es hermoso.
Un abrazo y mil bendiciones.

Publicar un comentario