Hoy es una fecha especial.

25 de noviembre: Día Internacional de Lucha contra la violencia de género
 
 
 
 





 

 

NO SOY

Como no soy lo que tú crees
déjame ser lo que ya soy
a qué mostrar una mujer distinta!
si en la noche de luna asomo transparente
y nada puedo ocultar de los astros

Como ya te he dicho lo que soy
en todas las oportunidades que he podido
no quiero inventarme 

una mujer distinta en la mañana
y deshacerme de ella cuando anochece

Como puede venir la desventura 

del desaliento y la desilusión 
resbalando de tu boca y de tus ojos
quiero mostrarte lo que soy 

en la grandeza de mi ser
y mostrarte el modo y sentido

de todas mis actitudes conscientes

Como no soy lo que tú quieres
me abrocho el calzado y me voy
sembrando mis caminos para no pasar hambre
Caminaré irreprochable para mi misma
y en las estaciones de trenes me dormiré

Como no soy lo que tú necesitas
te dejo mi traje de enfermera siempre dispuesta
que puede volcarse cien por ciento a tus carencias
que puede hasta escuchar día a día tus canciones
sin cansarse, 

pero lo que olvidas es a veces se gastan
en melodías que entumecen en el frío del desatino
y desafinan en la desatención a mi alma

Pero como para ti todo eso está muy bien
me voy porque no soy lo que tú crees
no soy lo que tú quieres
ni soy lo que necesitas


Me voy porque me valoro
me creo
y me necesito...




Posted on 7:22 by Maritza and filed under | 4 Comments »

4 comentarios:

Liz dijo... @ 26 de noviembre de 2011, 14:28

Precioso <3 simplemente precioso

Ricardo Miñana dijo... @ 29 de noviembre de 2011, 8:32

Me uno solidariamente contrar la violencia, ya va siendo hora que la justicia resuelva este tema.
feliz semana.

fus dijo... @ 2 de diciembre de 2011, 14:18

Me solidarizo contra el maltrato, y tu poema describe una mujer con verdaderas armas para luchar contra el despotismo machista.Pero no olvidemos que tb hay hombres maltratados y a veces nos olvidamos de ellos.

un fuerte saludo

fus

Kasioles dijo... @ 3 de diciembre de 2011, 16:27

Bello poema que refleja a una mujer que todavía se valora y tiene fuerza para liberarse de la opresión que la asfixia: su marido.
Así deberían ser todas las que pasan por esta misma situación, pero el miedo a veces les impide valorarse y escapar.
Un fuerte abrazo en el alma.
Kasioles

Publicar un comentario