Entre púrpura y gemidos


Esta es una coleccción de escritos de mi autoría, que pretenden transparentar las mil y un emociones existentes dentro del corazón, piel y huesos de la mujer que sufre o ha sufrido maltrato de distinta índole. Este cáncer social no distingue clases sociales, culturales, económicas ni raciales. Me siento profundamente comprometida con la lucha contra este terrible mal que aqueja a nuestras sociedades, especialmente a latinoamérica, sociedad de la que soy parte.

Gabriela Ruiz (Dama Silente)

1

Llevo tantos días durmiéndome con la cruda soledad,
y despertando entre fuego y estruendos,
que ya no distingo al vecino silbando canciones de principios de los 50´s,
ni siento caricia alguna -a menos que contenga cierta dureza-.

Quien diría que iba a sentir el alma hastiada,
y que las muecas sacásticas reemplazarían al "make up".

Probablemente tengo drenada la esencia, una deshidratación aguda,
y muy pocas intenciones de sobrevivir a esta catástrofe.

Probablemente necesite tu presencia aterradora
con mas desesperación que la dignidad,
y prefiera un arco iris morado asomandose en mis insanos amaneceres.
Respiraba todo lo que no eras.
Besaba lo que yo queria ver en ti.
Le hacia el amor a mis ansias de morir...

A veces pienso que ya no se vivir de otra manera,
y eso parece convertir el futuro en un incierto pesimista asegurado.
Es entonces que coqueteo con la muerte.

Llevo varias noches durmiendome con la soledad,
despertando entre el estruendo de mi interior desmoronándose
y con el fuego de la ira consumiendo mis esperanzas.

Quien diría que ya no querría sentir nada,
y que las muecas sacásticas reemplazarían al "make up".

Fueron demasiados días sepultada entre tus brazos....
bajo tus pies se destrozo mi cordura.
A veces pienso que ya no se vivir de otra manera,
y eso parece convertir el futuro en un incierto pesimista asegurado.

Probablemente tengo drenada la esencia, una deshidratación aguda,
y muy pocas intenciones de sobrevivir a esta catástrofe.
Respiraba todo lo que no eras.
Besaba lo que queria ver en ti.
Le hacia el amor a mis ansias de morir...

Probablemente necesite tu presencia aterradora
con mas desesperación que la dignidad,
y prefiera un arco iris morado asomándose en mis insanos amaneceres.

Quien diría que iba a sentir el alma hastiada,
y que las muecas sarcásticas reemplazarían al "make up"...
Posted on 18:45 by Unknown and filed under | 2 Comments »

2 comentarios:

Julio Obeso González dijo... @ 2 de octubre de 2009, 14:17

El poema me hace llegar, por su forma y contenido, la imagen de una piedra que choca contra el agua. Hay un punto de impacto, el agua salta rabiosa, asustada pero fiera. Poco a poco la "normalidad" regresa, las ondas se extienden hacia la comprensión de la orilla; una resignación acuosa. "Le hacía el amor a mis ansias de morir" Bello y devorador a un tiempo, Gabriela. Un poema diez para seguir luchando contra esta bajeza.
Mi cariño y admiración en este abrazo.
Julio

Dama Silente dijo... @ 2 de octubre de 2009, 14:37

Mil gracias, Julio. Mil gracias.

Publicar un comentario