Un poema de Lucía Boscá



Ya no es cuestión de tiempo:
espacio. La gota cae,
va cayendo, no ha
dejado de caer
ni cuando tú lo sufrías.
Azul hirviendo
entre tus arterias. ¿Lo
entiendes?
No significa nada
que después de tanto tiempo
seas clara en cada acto
suicida. No es extraño.
Lo estás buscando.
A eso llega
la fragilidad del cristal.



Imagen: cuadro de Mery Sales, de Ver o arder. "Conciencia en llamas"
(vallado cercano a un campo de concentración)
Poema: contra el maltrato de Lucía Boscá.
Posted on 22:49 by L.B and filed under | 2 Comments »

2 comentarios:

Julio Obeso González dijo... @ 23 de diciembre de 2008, 0:47

Esa es la mirada,Lú, ésa: Una mujer leyendo la radiografía del daño. Convengo contigo que "a eso llega la fragilidad del cristal"; desde los añicos la memoria empequeñece. Necesitamos voces como la tuya, mi querida Lú. Es imprescindible que las mujeres alertéis del engaño, que los hombres no caigamos en la trampa de la costumbre.
Mil gracias, peque. Entre todos el intento toma forma.
Besos a millares.
Julio

Nuria dijo... @ 28 de diciembre de 2008, 3:04

a eso llega la fragilidad de un cristal en equilibrio. Magnífica, Lucía.

Publicar un comentario